Impotencia es una palabra tabú para los varones. Simplemente no quieren oír que ya son impotentes. Poder lograr mantener un pene erecto es una fuente de placer y satisfacción que proporciona al hombre la sensación de ser realmente un hombre. Es por esto que ellos harán lo posible para encontrar una cura en caso de notar que están comenzando a ser impotentes.

Entonces, ¿que es lo que hace que un varón pueda llegar a ser impotente? Existe un cúmulo de factores o causas que puedan llevar a esta condición. Dada la amplia lista de causas fisiológicas de la impotencia, no es sorpresa que haya una aproximación multifactorial a su incidencia. Enfermedades, medicamentos, cirugías, hábitos de vida poco saludables y desequilibrios hormonales, son todas causas fisiológicas serias que pueden llevar a la impotencia.

Comenzando, muchas formas de enfermedades pueden causar impotencia, especialmente aquellas que tienen un efecto directo sobre el sistema circulatorio o cardiovascular. La diabetes por ejemplo, se afirma que es la causa fisiológica mas común. Ya es conocido que mas de la mitad de los varones diabéticos son impotentes. ¿Porque esto es así?. Lo es debido a que la diabetes es una alteración que se manifiesta por un calmoso flujo circulatorio de sangre. Por ende existe un suministro disminuido o mínimo de sangre hacia el pene durante la fase de excitación sexual. Como resultado no se logra la erección. Aún mas, las enfermedades neurológicas o las que involucran al sistema nervioso, pueden ser también causas fisiológicas significativas de la impotencia. La esclerosis múltiple por ejemplo, origina un cierto grado de anormalidad en lo concerniente a la transmisión de los impulsos nerviosos. Una conducción nerviosa sin éxito a menudo resulta en una carencia de excitación sexual. Y un varón que no se excita, en definitiva no tendrá erecciones.

Las drogas medicamentosas también pueden ocasionar impotencia. En individuos hipertensos, los varones emplean drogas anti-hipertensivas que se afirma proporcionan efectos anti-erección. Esto es mas pronunciado si estos individuos están con una dosis de mantenimiento de ese tipo de drogas anti-hipertensivas, pues es seguro tendrán un momento difícil al intentar tener una erección. Otros medicaciones que tienen algún efecto en la erección son aquellas para la depresión y las indicadas para las úlceras estomacales.

La cirugía es la tercera en importancia, como causa fisiológica de impotencia. Los procedimientos invasivos que dañan la integridad de la médula espinal, pueden alterar el normal desempeño sexual del hombre. Existe una cierta sección en la médula espinal que cuando es golpeada o dañada, la parte baja de vuestro cuerpo se torna inmóvil e inútil. Aparte de presentar problemas para orinar y evacuar el intestino, algunos pacientes con daño a la medula espinal tendrán un arduo momento para conseguir una erección.

Otra causa fisiológica que es ampliamente abusada por las personas, es la provisión de vicios adictivos o drogas indeseables. Efectivamente, el hábito de fumar, la ingesta excesiva de alcohol, el uso de narcóticos como cocaina, heroína y otras drogas no prescritas, pueden originar impotencia. Resulta irónico que algunas personas continúen usando esas substancias sin conocer sus efectos a largo plazo.

Por ultimo, el descenso en el organismo del nivel de la hormona masculina testosterona también puede ser una causal fisiológica de impotencia. Al envejecer el varón, normalmente tiende a presentar un nivel decreciente de esas hormonas esenciales. Y adivino que el resultado será prácticamente obvio.

Para combatir estas variadas causas fisiológicas, hoy en día están empleándose ciertos tratamientos comunes. Los tratamientos farmacológicos son buenos ejemplos, como el uso de drogas orales, hormonas de reemplazo, pellets vasodilatadores y productos inyectables que incrementan el flujo circulatorio hacia el pene. Además las cirugías, como la restauración de arterias y los implantes de varillas, son otras de las alternativas que se recomiendan. Las bombas de vacío y los anillos peneanos son dispositivos tradicionales y baratos que pueden ayudar al varón a obtener una erección. En suma, estas elecciones de tratamiento pueden efectivamente ayudar a un hombre impotente, a recobrar su confianza en el sexo.

7